Fotonterapia

 

Terapia de luz para estar más fuertes

Existen técnicas innovadoras para combatir las probables secuelas que nos ha legado la extensa cuarentena, producto de la crisis sanitaria. Una de ellas es la terapia con biofotones, que consiste en dirigir un haz de luz a sitios específicos de la piel con fines curativos.

 

Estrés y consecuencias

Si algo nos ha dejado la pandemia ha sido una sensación de frustración y sufrimiento. Más allá de las consecuencias puntuales que haya podido causar en cada quien, infectados o no, la emergencia sanitaria produjo hastío y estrés. En algunas personas esto se manifestó a nivel corporal (entumecimiento de los músculos, dolores óseos, fatiga, cansancio) y, en otras, a nivel psicológico. Se sabe que el cortisol, la hormona del estrés, se libera en situaciones extremas que impactan directamente en nuestra salud. Al perder la “normalidad”, es decir la rutina a la que cada cual estaba acostumbrado, la situación de distanciamiento social (y confinamiento obligado) trajo aparejado una sensación generalizada de malestar. Claro, el sistema inmunológico ante tantos “ataques” tiende a debilitarse y dar paso a diferentes dolencias. Es así que todos, en parte, hemos sido víctimas del virus.

 

fototerapia Clínica Bayón

¡Hágase la luz!

La luz es portadora de vida. Alimenta el reino vegetal, protege al reino animal y balancea la mayoría de los procesos químicos del planeta. La componen diferentes rayos con longitudes de onda bien diferenciadas; en el caso particular de los rayos infrarrojos los efectos benéficos de los mismos han sido comprobados por varios investigadores, desde principios del siglo pasado. En Clínica Bayón trabajamos con todo el poder de la luz; la cápsula de aplicación de esta terapia dirigida está construida especialmente con fibra de cerámica infrarroja, un material que contiene partículas con distintas aleaciones. Estas son capaces de emitir rayos bioinfrarrojos, cuando se produce una estimulación mediante energía luminosa o calorífica. El tratamiento -especialmente indicado, entre otros tópicos- para potenciar el sistema inmune y reducir los efectos del estrés, mejora la microcirculación, activa los procesos que se llevan a cabo a nivel celular, restaura la producción de colágeno e hidrata la piel. Como puede verse, los beneficios de la fotonterapia son variados y muy adecuados para morigerar los efectos de meses de confinamiento y cuarentena.

 

Una sesión simple, indolora y relajante

Dadas las características de estas aplicaciones, controladas científicamente, la experiencia suele ser relajante en extremo, indolora y, lo mejor, provee una alta sensación de placer. Como tratamiento basado en la foto-bio-estimulación, mediante el uso de la energía lumínica sobre el organismo, el procedimiento no tiene ninguna contraindicación ya que se dosifica de acuerdo con la indicación terapéutica que regulan nuestros profesionales. El número y la regularidad de las sesiones varían según el objetivo que se persiga en cada caso; en ciertas ocasiones deben repetirse las aplicaciones a fin de lograr un objetivo más acentuado (en la terapia antiestrés y el mejoramiento del sistema inmunológico, por ejemplo) y, en otros, la práctica es complementaria a otras técnicas, en las cuales la terapia de luz se incluye para potenciar los resultados de diferentes tratamientos.